Hablar por boca de ganso

La expresión hablar por boca de ganso es una forma de indicar que la persona repitió lo que otro ya dijo anteriormente, siendo un dicho popular utilizando en una gran cantidad de países hispanoamericanos.

Hablar por boca de ganso es un término coloquial que hace referencia a cómo los gansos repiten en graznidos lo que escuchan, transformándose en una expresión figurativa con una connotación irónica o negativa.

Al decir que alguien habla por boca de ganso se sugiere que no es capaz de formular una opinión propia por lo que no le queda más que repetir lo que el resto dice, haciendo un juicio sobre sus facultades intelectuales.

Hablar por boca de ganso hace referencia a la capacidad de imitar sonidos por parte de estos animales

El uso del animal ganso en esta expresión figurativa se refiere a la capacidad que tienen los para imitar los sonidos que escuchan, siendo una de las características más conocidas de esta ave.

El ganso también es conocido por ser un animal tonto lo que también le da sentido figurativo a la expresión hablar por boca de ganso, implicando que quienes lo hacen no son lo suficientemente inteligentes para generar un discurso propio.

La expresión hablar por boca de ganso es figurativa, ya no necesariamente implica una repetición textual de lo que otra persona dijo antes sino que una costumbre de apropiarse de argumentos o discursos que no les corresponden de manera repetitiva

El hablar por boca de ganso también tiene una acepción en el ámbito educativo, refiriéndose a alumnos que en vez de comprender lo que se les enseña repiten lo que les dijo el profesor o leyeron, sin demostrar una comprensión real.

Antiguamente se llamaba ganso a los maestros en tiempo en que se esperaba que el alumno solo repitiera lo que el preceptor decía, algo que era considerado positivo antiguamente pero que es negativo en la pedagogía actual.

Hay que diferenciar el citar las palabras de otros y el plagiarlas. Cuando se dice que alguien habla por boca de ganso se implica que se apropió de las palabras de otro, ya que en vez de indicar a quién corresponden originalmente las toma como si fuesen suyas.

Ejemplos de uso de hablar por boca de ganso

  • El profesor González sólo consigue que sus alumnos hablen por boca de ganso en vez de comprender lo que les explica
  • Juan es experto en hablar por boca de ganso al emitir opiniones
  • María es tan poco inteligente que no le queda más que hablar a boca de ganso
  • En el siglo XVIII los maestros educaban a los niños para hablar por boca de ganso

Significados relacionados