Bodoque es una palabra originada en el árabe bunduq , y ésta a su vez del griego karyon que se traduce como avellana o nuez. Su origen etimológico la relaciona con un pequeño bulto o pelolita de barro que se usaba como bala para tirar por el aire con la gomera, el arco o la ballesta.

Bodoque es una de las tantas expresiones lingüísticas que se fueron perdiendo por el desuso, y que no tienen un significado definido en los diccionarios. Pero sigue teniendo para algunos una connotación emocional, tal vez porque la escuchamos desde niños, o porque todavía sigue sonando imprecisa y divertida.

Proyectil de lodo/barro

Suele usarse el término bodoque para mencionar a todo bulto o endurecimiento de un material blando, un pedazo informe en el lodo, en el papel, en la masa, en una tela.

También se define como bodoque a un chichón o bulto en la cabeza, a una especie de relieve, o hinchazón redondeada y abultada en cualquier parte del cuerpo.

En portugués y castellano, bodoque se llama a un proyectil de barro endurecido; y también se cree que fue usado por los indígenas para nombrar a la cerbatana, una de las armas que usaban los cazadores.

En forma peyorativa, suele calificarse con este adjetivo a aquellas personas “de pocas luces” o de corto alcance.

Muchos usos genéricamente conocidos tiene la palabra bodoque,  habitualmente para referirnos a aquello que no sabemos exactamente qué es, pero que tiene una característica de dureza, de macizo, de pesadez o densidad.

En sentido figurativo podemos decir que una noticia fue tan triste “que se nos atravesó un bodoque en la garganta”, refiriéndonos al nudo de emoción que nos deja atónitos y sin habla.

En la novela “Cristóbal Nonato”, del destacado escritor, embajador e intelectual mexicano Carlos Fuentes, el protagonista dice: “pobrecito de mí que estoy todavía entre ser y no ser, apenas dos meses de concebido, flotando libremente en las secreciones de mi madre, en las profundidades de la cueva uterina, pero ya no un bodoque cualquiera, sino un sistema organizado de células activísimas”.

Etiquetas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *