Elongación

La palabra elongación pertenece a la familia del verbo elongar, que significa “estirar hacia afuera” o “hacer más largo”.

La elongación es el alargamiento de un músculo determinado, por efecto de la ejercitación física.

El ejercicio físico está directamente asociado a la elongación, cuando se somete voluntariamente a un músculo al esfuerzo de tracción mecánica.

El ejercicio físico está directamente asociado a la elongación a través del estiramiento de los músculos.

La elongación implica un estiramiento voluntario de los músculos luego de realizar una rutina de ejercicios.

Para llevarla a cabo existen diversas técnicas, dependiendo de los motivos por los cuales se realiza la elongación.

Algunas personas elongan los músculos al despertar y levantarse por las mañanas, como consecuencia de la tensión que sienten en alguna parte del cuerpo.

En otros casos, la elongación forma parte de un programa de rehabilitación física a causa de una lesión.

En el caso de los atletas, la elongación forma parte fundamental de la rutina de entrenamiento, ya que proporciona múltiples beneficios para la salud del organismo.

La elongación proporciona una disminución considerable del riesgo de lesión, a la vez que fortalece y tonifica las áreas en las que el estiramiento se lleve a cabo.

El estiramiento debe hacerse en forma pausada y progresiva, manteniendo un buen apoyo para evitar contracciones involuntarias de otros músculos.

Hay que estirar para que el músculo logre la relajación sin llegar a la sensación de dolor.

Cada elongación en cada sector del cuerpo debe durar entre los diez y veinte segundos, evitando rebotes, tirones y movimientos bruscos para evitar peligros de lesión.

La respiración debe ser lenta y paulatina, inspirando al estirar el músculo y expirando mientras se lo mantiene en tensión.

Se debe estirar siguiendo un orden, desde la cabeza hasta los pies. De este modo no se olvidará ninguna parte del cuerpo.

Las actividades que se realizan para producir elongación muscular generan muchos beneficios para el sistema músculo esquelético.

Entre los beneficios podemos destacar:

  • Disminución de las contracturas musculares
  • Relajación de los músculos
  • Decrecimiento de la rigidez muscular
  • Liberación de tensiones y contracturas
  • Mantención de la movilidad de las articulaciones
  • Prevención de las lesiones, puntadas y desarrollo de acortamientos musculares
  • Contribución a una mayor tolerancia al dolor
  • Logro del recupero de la posición inicial de los músculos luego de ejercitarlos

Existen modalidades diferentes para ejecutar una elongación. Las más utilizadas son la forma estática y la dinámica.

La elongación estática consiste en realizarla de manera lenta, manteniendo una posición fija. Esta técnica es útil en la prevención de lesiones deportivas.

La elongación dinámica se realiza activando los músculos antagonistas o contrarios, por lo que la elongación ocurre mientras se produce el movimiento.

Etiquetas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *