Impresionismo

El impresionismo es el movimiento creado por un grupo de artistas franceses en el Siglo XIX, en reacción a la rígida pintura académica de la época.

La academia de bellas artes fijaba los modelos a seguir, y daba patrocinio a las exposiciones oficiales en el Salón de París. Pero los nuevos artistas (llamados “Los Rechazados”) tenían que buscar lugares alternativos para exponer sus obras.

Impresionismo fue el nombre que impusieron al movimiento de modo peyorativo al ver la obra de Claude Monet “Impresión Atardecer”.

Obra del impresionismo de Claude Monet, pradera con amapolas rojas

Obra de Claude Monet

¿Qué buscaba el impresionismo?

El pintor francés Pierre Bonnard describió el objetivo del nuevo estilo del movimiento: “buscar la primera impresión”. Es decir mostrar lo que el ojo humano percibe a simple vista cuando entra a una sala.

Los pintores impresionistas usaron técnicas diferentes en la forma de representar escenas en el papel. Querían plasmar instancias fugaces, pequeños momentos de la vida, destacar los colores y las luces.

¿Cómo nació el movimiento pictórico?

En la segunda mitad del siglo XIX, los encuentros entre un grupo de pintores que buscaban su independencia artística fueron recurrentes.

La causa que los convocó fue deshacerse de los estrictos códigos fijados por la Real Academia de Pintura y Escultura. Rechazados por no respetar los modelos impuestos, decidieron trabajar en talleres privados para pintar con libertad, a su manera.

Según Edouart Manet el espíritu del impresionismo se resume en una frase: “Pinto lo que veo, y no lo que otros quieren ver”.

Entre las figuras principales se destacan: Monet, Manet, Renoir, Degas, Morisot, Pissarro y Sisley.

Un hito en el arte de la época

El impresionismo se liberó de las ideas preconcebidas y cambió la manera de representar la vida. La nueva representación de la realidad, espontánea y directa, marcó un hito en el arte de la época.

Los artistas observaron el mundo y lo plasmaron a través de impresiones fugaces del entorno, renunciando a retratos realistas. Fue un enfoque artístico innovador que se impuso en el mundo el arte durante más de cien años.

Pero esta corriente revolucionaria, también facilitó el nacimiento de otros movimientos artísticos y la evolución de algunos géneros. Por eso se reconoce su papel de catalizador del arte moderno.

Características del impresionismo

  • Pinceladas rápidas, espontáneas, grandes, flojas (el realismo exigía pinceladas invisibles)
  • Líneas borrosas, indefinidas, con efecto niebla
  • Iluminación es un punto central, algunas obras muestran luces cambiantes sobre un mismo tema
  • Colores vibrantes, separados para que se mezclen ante la vista
  • Temas cotidianos (picnics, obreros, paseos) en oposición a temas religiosos e históricos clásicos.

Críticas y reacciones

El crítico de arte Louis Leroy fue quien usó la palabra “impresión” en forma peyorativa para dar un nombre al grupo. Se refería a que las obras eran inconclusas, y sólo eran una mera impresión muy alejadas de la realidad. Además, consideraban a los temas muy mundanos, a diferencia del estilo religioso e histórico de la época.

Las negativas de los salones oficiales a exhibir las obras eran reiteradas, junto a las duras críticas de la prensa y del público. El movimiento fue finalmente conocido y logró éxito gracias al marchante de arte y galerista Durand-Ruel, en Londres.

Etiquetas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *