Ir al contenido

Escudo de la Trinidad

El escudo de la trinidad es un símbolo de la santísima trinidad, que representaba la fe cristiana en el medievo. Durante la Edad Media se creó como escudo de la doctrina religiosa.

Se trata de un emblema que en la Europa medieval era considerada como un arma heráldica de la trinidad y de Dios.

El esquema, diagrama o dibujo del símbolo refleja visualmente la afirmación de que el Padre es Dios, el Hijo es Dios y el Espíritu Santo es Dios. Cada uno es distinto del otro y tiene personalidad propia, pero todos son un mismo Dios.

el escudo de la trinidad

Símbolo creado en la Edad Media

¿Cómo es el escudo de la trinidad?

Esta imagen gráfica está formada por cuatro círculos interconectados entre sí por enlaces (que contienen una preposición), formando un triángulo.

La forma del diagrama triangular consta de un círculo central que tiene la palabra en latín Deus o “Dios”. Este círculo está conectado con los otros tres que forman el círculo, cada uno de los cuales contiene las palabras: “Padre”, “Hijo” y “Espíritu Santo.

Los enlaces (flechas de doble punta) que conectan el nodo central con los tres externos se denominan en latín “est” (significa “es”), y los enlaces que conectan entre sí a los nodos exteriores se llaman “non est” (significa “no es”). Por lo tanto, en el diagrama pueden leerse doce afirmaciones, algunas de las cuales son las siguientes:

  • El Padre es Dios, el Hijo es Dios, el Espíritu Santo es Dios
  • Dios es el Padre, Dios es el Hijo, Dios es el Espíritu Santo

Y también:

  • El Padre no es el Hijo, el Padre no es el Espíritu Santo
  • El Hijo no es el Padre, el Hijo no es el Espíritu Santo
  • El Espíritu Santo no es el Padre, el Espíritu Santo no es el Hijo

Origen del símbolo

Si bien se desconoce con exactitud el origen del diagrama, se cree que su creación tuvo influencia del Tetragramaton del siglo XII. Este a su vez llevó a que los tres círculos entrelazados se usaran para crear los anillos de Borromeo, que también constituyen un tipo de enlace.

El gráfico del escudo de la trinidad consta en un manuscrito del año 1208 de Pedro de Poitiers, pero los siglos XV y XVI fue el período donde fue más utilizado. En especial en la decoración de iglesias, en ventanas, vidrieras y en tallados ornamentales.

Con el surgimiento de la reforma protestante, su uso decayó notablemente en paralelo al debilitamiento de la religión católica apostólica romana. A partir del siglo XIX el escudo solo interesó a historiadores y estudiosos de la heráldica.

Etiquetas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.