Cáncer de útero

Hablamos de cáncer de útero cuando las células tumorales se alojan en ese órgano del aparato reproductor de la mujer. Es decir que la capacidad de invasión del tumor hacia otros tejidos sanos queda delimitada en el útero.

Si bien existen muchas clases de cáncer, el que se origina en el endometrio es el más frecuente en la población femenina.

El cáncer de útero suele ser detectado la mayoría de las veces luego de la menopausia, en entre los 50 y 70 años. Por eso es tan importante el control regular para su prevención y detección precoz.

El cáncer tiene factores que predisponen la enfermedad en la mujer, como la menstruación precoz y la obesidad.

¿Cómo se produce la enfermedad?

Nuestro organismo está formado por conjuntos de células que en forma regular se dividen y multiplican. Su finalidad es reemplazar a las células muertas o envejecidas, para mantener la integridad y correcto funcionamiento de los órganos.

Este proceso de división celular está regulado en forma perfecta a través de ciertos mecanismos. Cuando éstos se alteran en una célula, se produce una división fuera de control que dará lugar a la formación de nódulos.

Si además de crecer sin control estas células tienen la capacidad de invadir tejidos a su alrededor, de trasladarse y proliferar en otras partes del cuerpo (metástasis), el tumor es maligno.

Evolución del cáncer de útero

En general, el cáncer de útero tiene origen en el endometrio, es decir en la capa que recubre la parte interna del útero. Suele diseminarse de tres formas:

  • Localmente (hacia los tejidos que lo rodean)
  • A través de los ganglios (diseminación linfática)
  • Por medio de los vasos sanguíneos (hematógena)

Síntomas de detección precoz

El cáncer uterino suele aparecer después de la menopausia, y es más común en mujeres con obesidad. También es un factor de riesgo haber recibido alguna terapia de reemplazo hormonal con estrógeno, durante muchos años. Este tipo de terapia hormonal se utiliza para tratamiento de la menopausia.

En general, los síntomas aparecen en la fase inicial de la enfermedad, lo que permite hacer el diagnóstico antes de la diseminación a otros órganos. Lo que también explica la alta supervivencia, que es de un 83 a 90%.

Los síntomas incluyen:

  • Hemorragia entre los períodos menstruales
  • Secreción vaginal anormal
  • Hemorragia post menopausia
  • Dolores pélvicos
  • Dificultad para orinar
  • Dolor durante las relaciones sexuales

Pruebas diagnósticas más comunes:

  • Control clínico del especialista en ginecología
  • Examen pélvico y estudios por imagen
  • Biopsia

Tratamiento

Luego del diagnóstico, el ginecólogo derivará la atención a un profesional especialista en oncología. Pero el tratamiento principal es la realización de una cirugía de extirpación del útero (llamada histerectomía). En algunos casos también deben extraerse los ovarios y las trompas de Falopio.

También existen otros tratamientos como la terapia hormonal, radioterapia y quimioterapia. Según el grado de avance de la enfermedad, es posible la combinación de varios de estos recursos médicos.

Sinónimos de cáncer de útero

Cáncer uterino, cáncer de matriz

Etiquetas:c

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *