Innovación

La innovación es un cambio que incorpora novedades en lo existente. Su etimología proviene del término del latín innovativo (novus: nuevo) o “crear algo nuevo”.

La innovación es tan importante para el crecimiento económico y el marketing, como para la investigación científica y tecnológica.

La innovación es una herramienta para el crecimiento.

En el lenguaje coloquial y en sentido amplio, se habla mucho de la innovación como aquello que debe ocurrir constantemente para salvar a una empresa, en el sentido de sus posibilidades de crecimiento y desarrollo.

El término se utiliza en relación a la creación de nuevas ideas, nuevas propuestas e inventos originales. Pero en realidad en sentido estricto, hablar de innovación es poder llevar la idea a la implementación práctica.

Las ideas sólo son innovadoras cuando pueden ser implementadas en forma de productos nuevos, procedimientos o servicios.

Cuando se combina la innovación y el emprendimiento, la sociedad y la economía cambian en dirección al crecimiento.

Si bien la innovación es aplicable especialmente en el área de la economía, tiene aplicación práctica en otras dimensiones y otros campos, como el de las ciencias sociales.

La innovación es una búsqueda de nuevos conocimientos a través de la investigación para alcanzar soluciones a problemas cotidianos o vías de solución.

Por eso el concepto implica no sólo la creación de una novedad sino su puesta en valor. Tiene que tratarse de algo nuevo que no existiera antes, o que no se hiciera hasta el momento de la misma forma.

Esta novedad puede tener origen en un descubrimiento científico, pero también puede fusionar la tecnología ya existente con una nueva forma de conocimiento.

Y el resultado de esta novedad puede verse reflejado en una mejora del costo, en la comodidad o en el aumento de la eficiencia.

Sin embargo, no toda invención es innovación, ya que lo nuevo puede ser comercializado sin éxito alguno. Por eso hablamos de la puesta en valor de la invención.

No hay que confundir invento con innovación. Hablar de invento engloba tanto nuevas ideas y desarrollo de una concepción como la construcción de modelos o prototipos, pero siempre en la fase previa a la comercial. La innovación, en cambio, requiere la inserción en el mercado para ser definida de ese modo.

La innovación puede originarse luego de largos y trabajosos procedimientos de investigación, o también de forma casual como ocurrió con el descubrimiento de la penicilina, que fue el primer antibiótico utilizado en medicina.

El científico Alexander Fleming, junto a otros científicos, obtuvo en 1945 el Premio Nóbel en Medicina luego de que descubriera, por error, el efecto del penicillium para eliminar las bacterias mortales.

Unos años antes, mientras se encontrara estudiando bacterias de estafilococo en el sótano de un laboratorio inglés, se olvidó una placa de petri cerca de una ventana, la que accidentalmente se llenó de moho.

Al regresar, observó una película alrededor del moho que inhibía el desarrollo de las bacterias, dando así origen a una de las creaciones que ha salvado enorme cantidad de vidas a lo largo y a lo ancho del mundo entero.

Etiquetas:i

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *