Waterpolo

El waterpolo es una disciplina deportiva que se juega en el agua, en la que los equipos competidores deben introducir una pelota flotante en la portería situada en el extremo del área de juego del contrincante. Los equipos se componen de once jugadores, siete de los cuales pueden jugar en el medio acuático simultáneamente. Polo viene del indio pulu, que significa pelota.

Respecto del origen del waterpolo, existen teorías que aseguran que su nacimiento surgió para entretener al público, y a los mismos nadadores en los largos entrenamientos, durante las extensas competencias de natación.

Waterpolo

El entretenimiento consistía en montar dos equipos de participantes sobre caballos de madera, cuyo cuerpo era un barril manejado por remos. De similares características al polo tradicional, y comparable con el actual kayac-polo, la finalidad era convertir goles con una pelota.

Aparentemente, el waterpolo habría nacido en Inglaterra a mediados del siglo XIX, denominándose football in the water y también aquatic polo, sin indicios de reglamentación durante aproximadamente veinte años.

Muy similar al rugby, el waterpolo inicial se jugaba en lagos y ríos con el objetivo de llevar la pelota al área del contrincante. Aún no existían las porterías actuales, sino que se utilizaban botes o balsas como referencia para introducir la pelota, que era construída con estómago de cerdo; recién a fines del siglo XIX se reemplazó esta pelota por otra de goma india.

Originariamente, los jugadores no practicaban pases ni combinaciones sino que se trataba de una exhibición de fuerzas para marcar goles sin importar las posiciones. El gol consistía en colocar con ambas manos en alto el balón en lo más alto de las balsas.

Muy común era el truco de sumergirse en las turbias aguas del río para aparecer repentinamente bien cerca de la portería y saltar sobre el portero inesperadamente.

Las publicaciones deportivas se referían al rugby en piscinas, béisbol en el agua o foot-ball acuático en relación al waterpolo, deporte que no sólo cambió la pelota por una de cuero, sino que fue pareciéndose más al futbol que al rugby con el correr del tiempo, logrando a finales de siglo XIX la primer reglamentación.

Significados relacionados