Serendipia

Cuando hablamos de serendipia nos referimos a un hallazgo inesperado, a la circunstancia de hallar algo de manera accidental. Un descubrimiento casual cuando se buscaba una cosa distinta. No se trata de una palabra definida en el diccionario de la Real Academia Española, sino que es un neologismo derivado del inglés serendipity, acuñado a partir del tradicional cuento persa “Los tres príncipes de Serendip”.

En dicho cuento, sus protagonistas eran los príncipes de la isla de Serendip, actualmente Sri Lanka en el sudeste asiático, los que resolvían los problemas a través de casualidades increíbles. 

La isla Serendip, antiguo nombre persa de la isla Ceilán, actualmente Sri Lanka.

Hace más de doscientos años Horace Walpole usó por primera vez la palabra serendipia en el relato inglés del cuento de hadas en el que los príncipes de la isla siempre estaban haciendo descubrimientos accidentales y sagaces de cosas que no buscaban.

La serendipia está relacionada con lo accidental e inesperado, con un hallazgo de algo que no se esperaba encontrar. No es lo mismo que la suerte, ya que algunos autores consideran que hay un telón de fondo en el proceso del descubrir lo insólito. Se refieren a que surge lo nuevo en medio de un proceso activo de búsqueda de otra cosa.

Especialmente en el campo científico se produjeron numerosos descubrimientos que no fueron por casualidad sino gracias a una búsqueda de un resultado determinado. Aunque el objetivo era otro, mucha veces el hallazgo se dio por la apertura de la ciencia hacia lo inesperado.

En la búsqueda de nuevas rutas por el oeste hacia la India, Cristóbal Colón llegó inesperadamente a América. Algo similar ocurrió con Newton y el episodio de la manzana. En medio de un proceso de aprendizaje activo cuando se está explorando algo puede surgir accidentalmente lo que no se busca cuando se está abierto a la distracción y a la sorpresa.

Una frase de gran sabiduría del científico Louis Pasteur destaca la importancia de la observación empírica acompañada de ingenio cuando dijo que “En el campo de la observación el azar solamente favorece a las mentes preparadas”.

Significados relacionados

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *