PH del agua

El pH del agua es una medida que permite conocer la calidad de este líquido vital para la vida. Este indicador determina la alcalinidad o acidez de cualquier sustancia.

El pH del agua se mide a través de sensores, que son instrumentos que sirven para tratamiento de este líquido. Ellos miden la concentración de iones de hidrógeno e hidróxido en una solución acuosa.

Los equipos que miden el pH se llaman potenciómetros, y el rango de valores está ubicado entre 0 y 14.

gota cristalina que muestra pH del agua

La calidad del agua que consumimos es vital para la vida.

¿Qué es el pH?

El pH es un logaritmo que indica la actividad del potencial de iones de hidrógeno (H+). Estas mediciones se ejecutan en una escala de 0 a 14, donde un pH neutro es el que arroja 7 como resultado.

Cuando el pH es inferior a 7 la solución acuosa se considera ácida. Las soluciones que superan ese valor, es decir entre 7 y 14, se consideran bases o alcalinas.

La medición de alcalinidad es fundamental para determinar la corrosividad del agua, en especial cuando es para consumo humano.

En base a su definición, al incrementar en el agua la concentración de iones hidrógeno, disminuye el pH. Pero aumenta al aumentar la concentración de iones hidróxido.

Importancia del pH del agua

El agua es el más común de los compuestos químicos, y el más utilizado por todos. En el universo, la molécula más abundante que existe es la de hidrógeno (H2), y la segunda es la de agua.

El 70% de la superficie del planeta está cubierta por este líquido, y nuestro cuerpo está compuesto por un 75% de él. Por lo tanto, el agua es una molécula vital con características químicas y físicas tan particulares que permiten el desarrollo de la vida.

La fórmula molecular es H2O porque está compuesta por tres átomos:

  • dos átomos de hidrógeno
  • un átomo de oxígeno

El parámetro del pH es muy importante para conocer la calidad de agua, ya que si es muy ácida tiene la propiedad de disolver los metales usados en las conducciones:

  • cobre
  • plomo
  • zinc

La ingesta de estos metales disueltos en el agua es perjudicial para la salud, afectándola en forma negativa.

PH del agua potable

El parámetro aceptable varía entre 6.5 y 8.5 como valores guía. La llamada dureza del agua hace referencia a la concentración de cationes metálicos presentes en ella. Es decir que contiene un alto nivel de minerales y otros compuestos (como calcio y sales de magnesio) que causan la dureza.

Si el valor de la medición es extremo (en aguas para consumo humano), pueden generarse consecuencias como:

  • irritación en las mucosas
  • úlceras
  • inflamación de órganos internos
Etiquetas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *