Onomatopeya

La onomatopeya es una palabra creada especialmente en base a un sonido al que se quiere imitar. Del griego onomatopoeia, que significa nombre imitativo, los griegos usaban el término con libertad en relación a la ficción de un nombre, es decir acomodando vocablos para representar sonidos y efectos. Por ejemplo “guau” representa el sonido que realiza un perro al ladrar.

Todos los idiomas tienen onomatopeyas, aunque no todos los sonidos se pueden articular fonéticamente. Muchas onomatopeyas se refieren a los sonidos que efectúan los animales (la rana “croac”), otras a determinados objetos o acciones (“tratratratratra” la ametralladora), algunas a ruidos artificiales (“¡boom!” explosión) y hasta ruidos humanos (“achís” estornudo).

explosion-147909_1280Onomatopeya

La onomatopeya es una imitación lingüística o representación de un sonido acústico o natural. Para la RAE, la onomatopeya es una palabra que se forma por imitación del sonido de aquello que designa (quiquiriquí), o bien una forma fónica que imita una acción (runrun) o un fenómeno visual (zig zag).

En una creación literaria, la onomatopeya refleja no sólo sonidos sino que también, a través de palabras, intenta representar acciones mismas. Por ejemplo: “el chasquido del látigo”, “el chisporrotear de la leña encendida”, “el borboteo del agua hirviendo”, que reflejan sonido y acción. Las onomatopeyas pueden ser auditivas o visuales, y utilizar la metáfora, recursos muy comunes en la historieta.

Ejemplos de onomatopeyas

Significados relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *