A ver

A ver es una construcción sintáctica formada por la preposición «a» y el verbo «ver» (en infinitivo), que indica intencionalidad, querer hacer algo. «Vamos a ver qué pasa si sucede lo inesperado», «voy a ver qué hago mañana», «no puedo contestar tu pregunta aún, voy a ver», «¿a ver quién entendió la consigna?», «a ver si me escuchas».

No debe confundirse con «haber», ya que nunca el infinitivo del verbo haber puede comenzar una oración, y tiene dos significados: uno como verbo auxiliar de un participio para formar los tiempos compuestos (haber ido, haber hecho, haber comido, haber faltado), y otro como sustantivo (había muchos diplomas en su haber).

A ver

La perifrasis verbal «a ver», que funciona como núcleo del predicado, es muy común que provoque confusión con «haber» a la hora de escribir, ya que su fonética no ocasiona diferencias puesto que se pronuncian igual las dos locuciones «a ver» y «haber». «Debe haber faltado a la escuela», «debe haber tenido mucho sueño».

Sin embargo, para que sea posible visualizar el error sintáctico, podemos hacer visible el verbo auxiliar ir que fue omitido en la locución «a ver» pero que la acompaña en la mayoría de las veces. De esta forma veremos que el verbo «haber» está totalmente fuera de situación teniendo nada que ver: «voy a ver si», «quiero ver si», «vamos a ver si».

Situaciones en las que se utiliza la locución «a ver»

  • Para solicitar al interlocutor la posibilidad de ver algo: ¿a ver tu nuevo auto?
  • Para expresar una expectativa: ¿a ver cuándo vendrás a visitarme?
  • Para hacer un llamado de atención: ¿a ver, por qué no estudiaste?
  • Para expresar afirmación, como sinónimo de «obvio», «claro», «naturalmente»: a ver, ¿cómo piensas que puedo fallarte?
  • Para expresar curiosidad, expectación, interés, sospecha, temor o mandato: ¡a ver si entiendes de una vez que no me gustan las bromas!

Significados relacionados

Etiquetas: