Ir al contenido

Estructura de un cuento

La estructura del cuento consta de tres partes: la introducción, el nudo o desarrollo y el desenlace. Como en todo género literario, los elementos característicos son imprescindibles.

La estructura del cuento está compuesta por partes bien diferenciadas, cuyo orden puede variar según el estilo de cada escritor.

Muchas veces, el cuento comienza con el impacto del desenlace. Luego el autor presenta el escenario, los personajes y desarrollo del relato.

libro con imágenes de carabela, palmera y pirata que representan estructura del cuento

La imaginación se despliega con la lectura de un cuento, narración o relato.

¿Cuál es la estructura del cuento?

Si bien las partes de la estructura del cuento pueden presentarse en distinto orden, esto no ocurre en los cuentos infantiles. Para que los niños logren una fácil comprensión, se mantiene el formato estándar.

En cambio, en los cuentos para adultos se trata de mantener en vilo el interés de los lectores.

1. Introducción

En general, la introducción se encuentra al inicio del cuento y da comienzo al relato. Se plantea la historia describiendo el escenario, y se presentan brevemente los personajes.

Es la parte donde quedan formulados:

  • el tiempo de la narración (según si el suceso ya aconteció, está sucediendo o por suceder)
  • la duración temporal (la historia puede ser corta y detallada, o suceder a lo largo de los años)
  • la posición del narrador con respecto a la historia relatada
  • la perspectiva desde la que se relata el cuento

La introducción contextualiza la narración para que el nudo tenga sentido. Parte de una situación normal, que será alterada por alguna causa.

Además, se presentan las particularidades y el carácter de los personajes, que no podrán explicitarse durante el nudo.

2. Nudo o desarrollo

Cuando la situación normal (que plantea la introducción) llega a un momento de tensión, entramos en el nudo. Es la parte central del cuento en la que se desarrolla el conflicto.

Surge el nudo cuando se quiebra algo en la introducción, y aparece un elemento que rompe el equilibrio del relato. Es una situación que altera la realidad presentada en el inicio.

Sin esta parte del relato no habría cuento, sino que se trataría de una narración literaria. La línea argumental entrelaza el nudo y la introducción, desarrollando la acción.

Casi siempre el protagonista del cuento es uno, aunque puede haber varios. Son sus peripecias las que se narran en el nudo, y luego se dirigen al desenlace.

Es aquí donde los personajes entran en acción, y se muestran sus hazañas y peculiaridades.

Final o desenlace

En esta parte se resuelve el conflicto que dio origen a la historia. En el cuento, el final siempre debe ser cerrado cuando termina el relato. Es decir que el problema planteado encuentra solución, ya sea triste o feliz el lector devela sus interrogantes.

Una característica imprescindible es que el final sea inesperado o sorprendente. En el caso de los cuentos infantiles esto no es necesario, pero tienen que dejar una moraleja.

El cuento se caracteriza por su brevedad, ya que está circunscripto a una sola acción principal que genera tensión.

Etiquetas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.