Abasto

La alocución «dar abasto», que significa «ser suficiente, rendir lo necesario», no debe escribirse separando los tres términos dar a basto, ya que escribirlo así es incorrecto. Debe pronunciarse y escribirse dar abasto, expresión que se forma por el verbo «dar» y el sustantivo abasto que significa provisión de víveres, por lo que la traducción de la alocución es «bastar lo suficiente» o «rendir suficientemente».

La forma correcta de usar la expresión es por ejemplo, «el call center no da a basto con tantos reclamos», o «no damos a basto para evacuar tantos inundados».

Abasto

En Venezuela, se llama abasto a las tiendas pequeñas de víveres, radicadas casi siempre en casas de familias en caseríos de las ciudades del interior del país.

Abasto como sustantivo es un término que cayó en desuso, referido a un tipo de comercio pequeño de artículos comestibles; de igual manera se usó abasto para nombrar la provisión de bastimentos necesarios para sustentar una población.

También se utiliza el término para denominar a los animales de abasto, que son los aptos para el consumo humano: bovinos, ovinos, equinos, caprinos, porcinos, conejos, aves de corral, animales de caza y pesca.

En la ciudad de Buenos Aires, el abasto es una zona dentro del barrio de Once y de Balvanera, en cuyo centro se encuentra el viejo mercado de abasto de Buenos Aires, convertido actualmente en un centro comercial.

El centro comercial del abasto está en el centro de un barrio que no lleva ese nombre, pero que es la zona donde fue criado Carlos Gardel, el famoso cantante de tango, a quien se lo llamaba como el morocho del abasto.

Barrio tanguero por excelencia, cuenta con un monumento en conmemoración a Carlos Gardel, y con un tramo peatonal en homenaje al cantante en una calle que lleva su nombre.

Significados relacionados

Etiquetas:

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *