Ir al contenido

Detente es un término derivado del latín detentare, que significa “retener”. Según la RAE, el verbo detentar siempre denota algo ilegítimo.

Se habla así de ejercer, retener o detentar ilegítimamente el poder cuando, por ejemplo, gobierna una dictadura. Es decir que se trata del ejercicio de un cargo público sin derecho legítimo.

Sin embargo, en el lenguaje común se utiliza el vocablo como sinónimo de poseer, a pesar de que ambos términos no significan lo mismo.

Quien detente el poder en forma ilegítima, va en contra del derecho

Mausoleo de totalitarismos, que detentaron el poder en forma ilegítima y arbitraria.

Significados de la palabra detente

Existen varios significados del término detente, aunque no constan en el Diccionario de la Real Academia Española de Letras. Según la RAE, se relaciona con la apropiación ilegítima de algo, y del uso que alguien hace de lo que no corresponde por derecho. Vale decir:

  • Ejercer de forma ilegítima un cargo público o algún poder
  • Retener algo que manifiestamente no pertenece a alguien

¿Detentar es poseer?

De acuerdo con el significado de la RAE, el verbo poseer no tiene una connotación ni positiva ni negativa. Es decir, sólo hace referencia a la capacidad de tener o disponer de algo. Más allá de su legitimidad y con independencia de lo que corresponde o no por derecho.

Por lo tanto, detentar no es lo mismo que poseer, aunque son habitualmente usados como sinónimos.

En ese sentido, puede afirmarse por ejemplo que “los militares detentaban el control del aparato gubernamental” (lo que no es legítimo). Pero no es correcto decir “el presidente de la República detentaba el poder de gobierno” (porque le corresponde por derecho).

Por otra parte, tanto el lenguaje cotidiano como los medios de comunicación emplean el verbo detentar como sinónimo de poseer, de ostentar o de ejercer. Aunque cada término tiene un significado específico y diferente de los demás.

Detente como sustantivo

En siglos pasados, el término se usaba como sustantivo para denominar un trozo de tela utilizado en los siglos XIX y XX durante la guerra española. Era una especie de escapulario, pieza de chapa o de tela que llevaba una leyenda: “detente, bala”. Los soldados la llevaban junto al corazón, prendida en la ropa a la altura del pecho. Dicha leyenda, estaba acompañada de la imagen del corazón de Jesús.

Etiquetas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.