El sismo es una palabra de origen griego que proviene del término seismós, cuyo significado es “conmoción” o “sacudida”.

Según su etimología, un sismo es un temblor o movimiento brusco de la Tierra por causas internas.

También llamado seísmo o terremoto, es un desastre natural que se produce por el desplazamiento de las placas tectónicas del interior del Planeta.

Según la escala, el temblor puede producir el colapso de edificios dejando cantidad de escombros y pérdida de vidas.

¿Qué es un sismo o terremoto?

Se trata de un movimiento brusco del interior de la Tierra, causado por la liberación abrupta de energía acumulada por largo tiempo.

¿Por qué se libera esa energía?

La corteza terrestre está formada por un conjunto de placas tectónicas de setenta kilómetros de espesor, cada una con distintas características químicas y físicas.

En un proceso lento e imperceptible que comenzó hace millones de años, estas placas se acomodaron dando forma a los continentes, relieves geográficos, y superficie general del planeta.

Este desplazamiento de las placas tectónicas cambia lentamente la topografía, pero cuando es dificultado comienza a acumular energía de tensión que en algún momento deberá liberarse.

Cuando se produce un choque entre las placas que impide su desplazamiento en la profundidad de la Tierra, la acumulación de energía es liberada. Y eso da lugar al temblor o sacudida.

Se llaman fallas las zonas en que las placas ejercen su fuerza, y son los puntos donde se originan los movimientos sísmicos.

El hipocentro o foco es el punto donde se libera la energía en un terremoto. Hay tres tipos:

  • Superficial: cuando ocurre en la corteza de la Tierra hasta 70 km de profundidad
  • Intermedio: si sucede entre los 70 y 300 km
  • Profundo: la profundidad es mayor de 300 km, recordando que el centro de la Tierra está ubicado a 6.370 km

El epicentro es el punto de la Tierra que está directamente sobre el hipocentro.

¿Sismo es sinónimo de terremoto?

La diferencia entre ambas palabras es simplemente etimológica, pero ambas aluden al mismo fenómeno:

  • Sismo proviene del griego “temblor”.
  • Terremoto deriva del latín terra (tierra) y moto (movimiento)

Pero ninguna de las dos palabras hace referencia a la naturaleza del fenómeno, al origen, la intensidad o alguna otra característica diferencial.

No obstante ello, muchos países de habla hispana en su uso vulgar prefieren el término sismo cuando la intensidad del temblor es menor, y terremoto cuando es más severa.

La causa de esta tendencia podría ser el fonema sonoro que se produce en forma inconsciente. El sonido sibilante de “sismo” se asimila a un desastre menor, que la tragedia que sugiere el sonido trepidante y estruendoso de terremoto.

Maremoto: terremoto en el mar

Cuando el movimiento que sacude la tierra ocurre en el interior del continente, lo llamamos sismo o terremoto. Pero cuando el temblor ocurre en el mar, debemos usar un término más específico: maremoto.

El maremoto es un terremoto que tiene epicentro en el fondo del mar. La ola gigante que produce el maremoto se llama tsunami.

Etiquetas:s

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *