Usura

La usura es una práctica tanto de personas particulares como de entidades financieras, que lleva implícito un exceso desproporcionado en el cobro de un interés a causa del préstamo de una suma monetaria. Es decir que se parte de la base de que existe un precio justo y razonable que se cobra como interés por el préstamo de dinero, el cual es excedido en términos desmedidos por el prestador.

La organización o persona que otorga un préstamo con un cobro excesivamente alto de los intereses se denomina usurero, calificación que desde un punto de vista ético da cuenta de la falta de valores y escrúpulos de un ser humano con respecto a su prójimo.

wealth-69524_1280

Cuando una persona necesita dinero y solicita un crédito a un usurero, éste determina las condiciones en las que el dinero debe ser devuelto, es decir que fija los plazos y las formas en las que debe ser efectuada la restitución del dinero recibido en préstamo.

Quien recibe el préstamo tiene a su cargo y costa la responsabilidad de dar cumplimiento a los tiempos establecidos y a los intereses a los que se ha obligado en concepto de recargo por el pago periódico (mensual, bimensual, trimestral o el que fuere).

Si bien algunos gobiernos han establecido tasas de usura, es decir montos mínimos y máximos de interés cuyo propósito es proteger al prestatario independientemente de las condiciones de la oferta y la demanda del mercado, el resultado práctico de tales medidas es la creación de mercados paralelos para créditos y préstamos.

Los mercados paralelos fijan intereses excesivos sin contemplar la situación abusiva que se produce en detrimento del prestatario, enfocándose solamente en su desmedida ambición por recaudar más cantidad de dinero.

Un interés que supera en un 50 % al interés corriente del mismo período, en un mismo país, es usura, la que tiene distintos significados según la cultura y la época de que se trate.

Significados relacionados