Usufructo

El usufructo es un derecho real que implica gozar o disfrutar del uso de una propiedad ajena por un tiempo determinado. Usufructo proviene del latín ususfructus, que significa “uso del fruto”. El titular de un usufructo es un mero tenedor de un inmueble, y tiene la obligación de conservarlo.

El usufructo tiene origen en el Derecho Romano, que data del siglo IV antes de Cristo, y nació con una función alimentaria. Consistía en proveer a las viudas de una herramienta legal para que cuenten con lo necesario para garantizar su subsistencia, sin afectar por ello la herencia de los hijos al momento del fallecimiento de su padre.

El usufructo es un concepto que pertenece al ámbito jurídico y que tiene una índole económica, es decir que es objeto de estudio del derecho y de la economía.

A través del derecho de usufructo, una persona puede gozar del beneficio de disfrutar de la tenencia de una cosa ajena, pero con el deber de cuidarla como si fuera propia y sin poder venderla ni disminuir su valor.

El derecho de usufructo le permite al beneficiario disfrutar de un inmueble ajeno, pero ello no implica que lo convierta en propietario del mismo. Es decir que el usufructuario está legalmente habilitado para utilizar la propiedad como un simple poseedor legal, pudiendo obtener frutos y ganancias sobre ella pero no teniendo la habilitación para disponer con libertad, ya que no es titular del derecho de propiedad.

El usufructo es una figura jurídica que implica un desmembramiento temporario del dominio: mientras que la persona que es titular del derecho de usufructo tiene derecho a obtener rendimiento sobre la cosa, el propietario solamente conserva su derecho de disposición sobre la propiedad, pero está inhabilitado para gozar de su uso o sus utilidades.

Es decir que el propietario del inmueble afectado por usufructo tiene disminuidas sus facultades ordinarias sobre el derecho de propiedad del bien usufructuado.

El usufructo puede obtenerse de distintas maneras:

  • Por disposición legal
  • Por decisión de personas vivas o de última voluntad
  • Por prescripción

El primer caso es el más común de usufructo, y se trata de la herencia. La ley dispone el usufructo de algunos bienes con el fin de dar protección a los viudos, sin dejar a los herederos en situación de indefensión.

El segundo caso tiene que ver con la voluntad de las partes cuando deciden celebrar en forma privada un contrato de usufructo. Por ejemplo un familiar deja una propiedad en usufructo a otro para que habite en ella, sin desproteger a los herederos legales.

El último caso depende de la legislación de cada lugar, por la cual puede establecerse que el uso de una propiedad por determinada cantidad de años le da derecho al usufructo.

Ejemplos de uso de usufructo

  • “Si bien no era el dueño del campo, tenía el usufructo de las tierras y cultivaba trigo en ellas.”
  • “Los padres tenían en usufructo su casa y podían vivir en ella gozando de la propiedad hasta su muerte.”
  • “Los herederos no pudieron vender la propiedad hasta el fallecimiento de quienes tenían el usufructo”.
  • “El negocio era tan próspero que brindaba utilidades y usufructo inmejorables.”

Significados relacionados