Respeto

Respeto consiste en reconocer el valor del otro en una relación, no sólo en las relaciones interpersonales sino también entre países y organizaciones. La palabra respeto, derivada del latín respectus (consideración, atención) significaba originalmente “mirar de nuevo”. Por lo que, según su traducción, podemos decir que alguien digno de respeto es alguien que “merece una segunda mirada”. El respeto es un valor moral fundamental de los seres humanos para tener una convivencia armónica en la sociedad.

El respeto nace de una actitud de reciprocidad entre las personas, ya que para recibir respeto es necesario respetar a los demás. Comprender, valorar las necesidades e intereses del prójimo, tener tolerancia y empatía para ponernos en su lugar, ser solidarios, saber escuchar, expresar agradecimiento, son sólo algunas de las actitudes positivas que se requieren para lograr una interacción social armónica.

Valores

Respetar no es renunciar a la propia opinión en favor de la ajena, sino aceptar la diversidad y ser tolerante con quienes no tienen el mismo pensamiento o ideología. Respetar al otro es una actitud de un valor superlativo en la sociedad moderna si se aspira a la justicia y la sana convivencia.

El respeto va más allá de la amabilidad, la deferencia o consideración, sino que implica un interés genuino, despojado de egoísmo por el otro.

El filósofo Immanuel Kant sostiene que el hombre es merecedor de respeto porque tiene un valor en sí mismo absoluto e intrínseco que Kant llama dignidad, influyendo sobremanera en la concepción del mundo sobre el respeto, desde su filosofía moral.

Otro tipo importante de respeto es el que se tiene por uno mismo y la propia autonomía. Se trata de una habilidad fundamental para alcanzar la propia realización, tener una alta autoestima, y lograr vivir una vida satisfactoria llena de felicidad.

Significados relacionados