Rehistoria

Rehistoria es un neologismo compuesto por el prefijo “re” antecediendo al vocablo historia, en un proceso de creación de una nueva palabra que se denomina prefijación. Muchos idiomas del mundo utilizan los prefijos como componentes de la morfología de las  palabras, donde éstos se anteponen a la raiz del vocablo para formar otro nuevo que mantiene relación con el término inicial.

Los prefijos son elementos de la gramática que se agregan delante de las palabras modificando generalmente su significado. El prefijo “re” no cambia el sentido de la palabra historia, pero según la Real Academia Española puede emplearse con los siguientes significados:

raramuris-805529_1920

  • De nuevo: retomar, releer, recaer, reanalizar, reponer, reescribir, reelegir, rediscutir.
  • Hacia atrás: refluir, rebobinar, revisión, rehistoria.
  • Denotando énfasis: recargar, retemprano, resalado, redifícil, reactivar
  • Completamente: rellenar, recubrir, repasar, resentir.

Los prefijos “re” son pequeñas partes que carecen de autonomía, por lo que requieren de otra palabra de la que dependen. Generalmente suelen utilizarse para el reforzamiento de una acción, por ejemplo reforzar la acción de limpiar con el neologismo “re limpio”.

También es frecuente la utilización del prefijo “re” para generar sentido de repetición: “relimpió”, lo que es igual a decir limpió de nuevo, o limpió nuevamente, o limpió otra vez.

Pero en ningún caso debe escribirse separado, ni con guión, sino que la escritura correcta del prefijo “re” es unido a la palabra que antecede, por ejemplo rehistoria.

En este caso no se modifica el significado de la palabra historia, sino que el prefijo “re” refuerza la idea de ir hacia atrás en un proceso de revisión o retroceso por el que se vuelve al punto de partida para mirar de nuevo los acontecimientos vividos.

La historia da cuenta de hechos y sucesos que pertenecen al tiempo pasado, formando parte del desarrollo de la humanidad desde los orígenes hasta el presente.

Significados relacionados