Buen provecho

Buen provecho es una expresión lingüística de cortesía de uso popular en los países latinoamericanos, que significa “buen apetito” y se emplea a la hora de comer. Es un modismo de buena educación que tiene la intención de ser amable con quien está comiendo sentado a la mesa. En muchos lugares del mundo es usual desear “buen provecho” de modo protocolar a quien o quienes están por comer o ya han empezado a hacerlo.

Es conocido también que desear “buen provecho” a alguien que está sentado frente a nosotros, es desear que tenga una rica cena, una exquisita merienda o un apetitoso almuerzo.

shutterstock_284570258

Sin embargo, esta frase tan nombrada por muchos tiene un origen desconocido por la mayoría, y que tal vez si conocieran su origen no la verían con tanto agrado.

Provecho es un término que suele describir lo que hace el bebé cuando termina de amamantarse o de beber la leche materna del biberón. Es decir, que provecho se refiere al eructo que suele ir acompañado de un pequeño vómito, muy común en los bebés.

Si llevamos el provechito del bebé al mundo adulto, estaríamos hablando de una conducta que no es de buena educación. Razón por la cual decir “buen provecho” no pareciera ser una frase de muy buen gusto.

En los países orientales en cambio, está mal visto levantarse de la mesa sin haber eructado previamente, porque ello significaría que la comida que estaban ingiriendo no fue de buen gusto o no fue provechosa.

Esto podemos verlo entre los chinos, que comen haciendo ruidos con la boca abierta, que eructan a la hora de comer y emiten todo tipo de gases.

Por ello la expresión “buen provecho” tendrá significados distintos en cada país. En Argentina se la usa con el ánimo de expresar buenos deseos, al igual que el pedir permiso para ir al baño o para levantarse de la mesa.

Significados relacionados